más información

AGAPORNIS

 

El nombre Agapornis proviene de los terminos Griegos agapein=amar o agapê=amor y ornis=pájaro (Pájaro del amor), y en otros idiomas son conocidos como "lovebirds", "inseparabile", "inséparables", "unzertrennlichen" , "dværgpapegøjer ", "dvärgpapegoja" o "inseparables".

- Junto a los Forpus (O "Agapornis del nuevo mundo") y al recien descubierto "Micropsitta pusio" son los psitacidos o loros mas pequeños del mundo.

- Su clasificación taxonómica dentro del reino animal es:

 

Reino: Animal

Filo: Chordata; Sub-filo: Vertebrado;

Clase: Aves; Orden: Psitaciformes; Familia: Psitácidos; Sub Familia: Psittacinae Genero: Agapornis.  

 

Dentro del género Agapornis existen 9 especies, que por sus caracteristicas morfologicas se agrupan en:

 -- Agapornis sin anillo ocular blanco --   -- Agapornis con anillo ocular blanco --

          

 

- En sus habitats naturales existen hasta 15 variedades de agapornis ya que dentro de cuatro de estas especies existen algunas subespecies:

Agapornis canus (A.c.canus y A.c. ablectaneus)

Agapornis roseicollis (A.r. roseicollis y A.r. catumbella)

Agapornis pullarius (A.p. pullarius y A.p. ugandae)

Agapornis swindernianus (A.s.swindernianus, A.s.emini y A.s. zenkeri)

 

 

LOCALIZACIÓN

La distribucion geográfica en libertad de las 9 especies y sus subespecies se localiza en África.

- Una forma gráfica de representar dicha distribución sería la siguiente:

 

OTRO SISTEMA DE CLASIFICACIÓN

- Las tres primeras especies sin anillo ocular (cana, taranta y pullaria) son las menos evolucionadas y tienen diformismo sexual, es decir, el macho se diferencia de la hembra en que tiene una coloracion mas bonita, cada uno con su propio patron, como por ejemplo el A.cana, cuyo macho tiene toda la cabeza y el babero a modo de capucha de color blanca y la hembra es totalmente verde.

- El A. roseicollis y el A.swindernianus se consideran especies intermedias, sin diformismo sexual, pero con comportamientos e indicios externos que facilitan la identificación del sexo de cada especimen, si bien, el Swindernianus es la unica especie sobre la que no se conoce practicamente nada, ya que por sus habitos alimenticios y las caracteristicas de sus habitats naturales hacen que sea imposible mantener en cautividad y que, por tanto, nunca haya podido ser exportado fuera de sus zonas de origen.

- Las especies con anillo ocular (fischeri, personata, nigrigenis y lilianae)  pertenecen a una misma familia, los antes denominados y clasificados como sub-especies "personatus", se consideran los mas evolucionados y en las cuatro especies los machos no se pueden identificar de las hembras facilmente o a simple vista, no tienen comportamientos sexuales (menos la cópula y la puesta de huevos) que los distinga y hay que recurrir a otros metodos.

- Geneticamente las 4 especies de anillo acular se separaron hace unos pocos miles de años, y por tanto son pajaros que pueden ser hibridados dando descendencia totalmente fertil, a diferencia de los cruces de estos con otros Agapornis sin anillo (que hayan sido experimentados, como el tipico roseicollis x A. anillo ocular) y cuya descendencia será infertil o los llamados pajaros "mulos".

 

IDENTIFICACIÓN DE SEXO

- En avicultura, para el A. roseicollis y las cuatro especies de anillo ocular (sin diformismo sexual) existen varios metodos de identificación del sexo, donde los mas fiables son los mas caros, el sexaje por A.D.N. y la endoscopia, pero sin lugar a dudas se trata de los mas adecuados para la cria y la compra y venta de este tipo de aves, ya que cada sexaje va certificado correctamente con un alto indice de probabilidad (99´9%) y, ademas, por que el sexar desde jovencitos a las crias garantiza que a cada especimen se le pueda alojar, preparar o conservar de la forma mas adecuada al entorno en donde vaya a vivir.  El resto de formas de sexar son tecnicas que, evidentemente, un criador siempre ha de certificar completamente (si tiene la suficiente experiencia como para no necesitar mas que su conocimiento) ya que no son tecnicas que ofrecen fiabilidad, menos en los datos que son evidentes (que el pajaro ponga huevos o que se trate de un reproductor confirmado).

 

JAULAS Y VOLADEROS:

Son grandes voladores, por lo que sus jaulas deben poder sostener mucho movimiento. Por ejemplo, aproximadamente 60 largo x 40 ancho x 80 cm alto es buena medida, pero cuanto mayor mejor. Cuidar que el espacio entre barras no sea mayor a 1 cm, si no el loro podría lastimarse el cogote entre las barras. Añada una variedad de perchas, así se ejercita para prevenir artritis; estas deben tener al menos 10 cm de longitud y 13 mm de diámetro. También, variedad de diferentes juguetes para prevenir el aburrimiento y el aislamiento. No presentarles muñecos de loros o cotorras porque los rompen fácilmente. Los símiles a gallos son buenos. Y nada que sea desprendible como campanitas, porque las romperán y tragarán. Y no colocar las bandejas de agua y de comida debajo de las perchas porque las ensucian con sus heces.

Mejor en pajarera que en jaula. Son unos pájaros que vuelan muy bien. Si lo único que se tiene en la pajarera son psitácidos no se plantará nada permanente en ella, ya que en poco tiempo lo destrozarían. No obstante, un método para que las aves puedan disponer de alimento verde en ciertas épocas del año es labrar el suelo del aviario y plantar semillas de rápido crecimiento (trigo, alfalfa, mijo, alpiste, etc) que saldrán en pocos días y será ávidamente consumidas por los Agapornis.

  • Si se tienen únicamente una o dos parejas se podrán introducir en una pajarera que esté ya bien plantada y que sea bastante grande. Si las plantas las metemos cuando los pájaros están dentro es poco probable que alguna llegue a buen término.
  • En algunos casos, la sección de los agapornis (la parte externa) linda con la sección de los pequeños exóticos, que está densamente plantada. En el lado de malla que comparten ambas secciones, y por el lado de los exóticos, hay plantado bambú, aligustre, papiro y madreselva. Los Agapornis mantienen bien podadas estas plantas, pues en cuanto un brote nuevo asoma por la malla metálica intentando salir por la parte de los Agapornis, rápidamente es descubierto y devorado.

 

LA CRÍA:

Para la cría de los agapornis hay dos tipos de nidal, ambos de madera:

  • Dimensiones 20 x 20 cm en la base y 25 cm de altura.
  • Otros tienen 30 x 15 cm de base y 20 cm de altura.
    • En ambos tipos de nidales se obtienen resultados satisfactorios. El segundo tipo es cómodo en la limpieza y para que los pollos tengan más espacio en su desarrollo.
    • Hay que proporcionales a los padres material de construcción del nido como hojas de palmera que ellos roerán e introducirán en el nido. También se les puede poner ramas de sauce, de bambú, de olmo, tiras de papel, etc. Durante la construcción del nido e incubación de los huevos hay que proporcionarles agua para el baño, ya que así las hembras se mojarán y controlarán la humedad del nido.
    • Meten hojas (principalmente de palmera) en el fondo del nidal y recubriendo las paredes. Luego hacen una cavidad en el centro de las hojas que han puesto y ahí es donde comienzan a poner. No hacen nidos abovedados y la inspección del nido no resulta complicada. Normalmente, el tejido es muy puntilloso y suele durar hasta un mes.
    • Los huevos tardan aproximadamente unos 22-24 días en eclosionar, depende bastante de la temperatura ambiente, cuanto más frío haga, más tardan en eclosionar. A las 5-6 semanas después de haber nacido, los pollos salen del nido. A veces se puede dar el caso de que los pollos salen algo desplumados del nido (bien porque no han emplumado correctamente todavía o bien porque los padres los han desplumado un poco, aunque esto suele ocurrir sobre todo si los padres son primerizos. Si cogen el hábito de desplumar a los pollos será conveniente tomar medidas, como por ejemplo poner sobre las plumas de los pollos una sustancia que no sea tóxica pero sí desagradable de sabor).
    • A partir de ese año, se crian en las pajareras sin problemas apenas. Las nidadas suelen ser de 4-6 huevos. La media de pollos que suelen salir del nido depende de la pareja que los esté criando y de la época del año: en invierno las nidadas no suelen pasar de los 3 pollos que llegan a adultos y en primavera y verano las nidadas pueden ser de más pollos.

 

CUIDADOS:

Como con cualquier mascota, es esencial que el futuro propietario se asegure de que el ave que va a adquirir haya sido reproducida en cautividad, y no tomada de la naturaleza. Además de las razones conservacionistas y éticas, los animales de origen silvestre son más propensos a enfermarse y morir. Se puede optar por conseguir un inseparable “papillero” (se llama así a los que aún no comen solos y han sido sacados del nido para ser criados a mano). Lo ideal es que para iniciar este proceso el polluelo tenga de 20 a 25 días de nacido; antes necesitan defensas de los padres y después puede que no se adapten al dueño. Durante el mes y medio posterior habrá que “empapillar” (alimentar) al polluelo con una jeringuilla mediante 3 ó 4 tomas al día, siempre que el buche se muestre vacío. Para ello se puede usar papillas de venta en tiendas de animales destinadas especialmente a la crianza a mano de los “papilleros”. Durante este tiempo también es muy importante que el polluelo tenga una fuente directa de calor que simule el calor que recibiría en el nido. Si se dedica este tiempo a la mascota se conseguirá un animal muy cariñoso y obediente.

Debido al significado del nombre de este género, la gente tiende a creer que los inseparables, cuando están en cautiverio, viven mejor formando parejas, lo que no siempre es cierto. Como otras psitácidas, son aves muy sociales que pueden apegarse a compañeros humanos cuando se les brinda mucha atención y cuidado. Como todos los inseparables, pueden ser grandes mascotas si su dueño está dispuesto a dedicarles tiempo, y especialmente si son adquiridos y alimentados a mano desde muy temprana edad. En estas condiciones pueden ser muy interactivos con las personas de su preferencia y, cuando están cómodos en su compañía, se posan de buena gana sobre sus hombros o en las manos, se acurrucan a ellas o las acicalan. Esta relación puede extenderse hasta 20 años, que es lo que pueden vivir estas aves. Si están solas en la jaula serán más dependientes de su dueño y requerirán varias horas diarias de interacción. Como son aves extremadamente sociables necesitan interactuar con humanos u otra ave para su bienestar emocional y físico. Si están acompañadas por otra ave le prestarán más atención a ésta y tenderán a ignorar más al dueño.

Suele ocurrir que se emparejen aves del mismo sexo, porque resulta difícil distinguirlos. Esto puede remediarse observando las conductas: si ninguna de las dos va al nido es que son dos machos; si ambas llevan material al nido es que son dos hembras; si una lleva material y la otra la alimenta es que son un macho y una hembra. Cuando se los elige, una solución para este inconveniente pude ser escoger dos aves muy diferenciadas en complexión y talla, ya que la hembra suele ser de tamaño algo mayor.

Los polluelos son muy propensos a lastimarse cuando salen del nido porque, aunque salen bien emplumados, son incapaces de volar. Para evitar lesiones conviene acolchar la jaula debajo de la salida del nido. Sus alimentos deben ser variados, pero húmedos. Antes de dos días podrán comer ya solos. Despues de dos semanas deben adaptarse paulatinamente a la alimentación seca para evitar que engorden demasiado.

Los Agapornis de distintas especies se pueden reproducir entre sí, pero su descendencia híbrida es a menudo estéril.

 

Contacto

Juani C.V. (Ibros) y Sergio C.M. (Baeza) Numero de Criador Nacional: 5E-24 Nº444 de A.E.C.A. "Asociación Española de Criadores de Agapornis"

cruzdesign@hotmail.es

Avd. Puche Pardo nº 23
23440 Baeza (Jaén)

619 557 244 - 680 868 707

Buscar en el sitio

© 2011 Todos los derechos reservados.

Haz tu página web gratisWebnode