roseicollis

El inseparable de Namibia2 (Agapornis roseicollis) es una especie de ave psitaciforme de la familia Psittacidae. Es nativo de las regiones áridas del suroeste de África, como el Desierto del Namib. Son animales muy sociables que frecuentemente se congregan en pequeños grupos en su medio salvaje. Comen durante todo el día y toman frecuentes baños. Pían intensa y constantemente.

 

Estado de conservaciòn: Preocupación menor

Preocupación menor (LC)

Clasificación científica:

Reino: Animalia

Flio: Chordata

Clase: Aves

Orden: Psittaciformes

Famila: Psittacidae

Género: Agapornis

Especie: Roseicollis

Descripción:

Tienen un tamaño de unos 15 cm. El color normal es el verde, aunque también hay mutaciones azul pastel, verde pastel, azul cara blanca, amarillo cara blanca (creminos), grises cara blanca, amarillos, etc. La cabeza la tienen de color rosa asalmonado. La hembra se diferencia del macho en que tiene la cabeza más grande y los colores suelen ser más pálidos. Aún así es muy difícil reconocer ambos sexos. Durante el periodo de reproducción se diferencian a las hembras de esta especie por su comportamiento: solo las hembras llevan entre las plumas del obispillo (parte baja de la espalda, justo antes de que comience la cola) el material de nidificación: hojas de palmera, tiras de periódico, que se colocan en esa parte del cuerpo, parece que se le van a caer antes de llegar al nido, pero esto rara vez ocurre.

 

Alimentación:

ación es una mezcla de semillas y pipas. En la mezcla de semillas: alpiste (40%), mijo (30%), algo de cañamón, avena. Puede añadirse a la mezcla de semillas para periquitos una buena porción de alpiste. También hay que añadirle pasta de cría, calcio y arena para la digestión de las semillas. Siempre que se pueda hay que ofrecerles vegetales, como acelga, lechuga, espinaca, manzana, pera, naranja, higos chumbos, uvas, zanahorias.

  • Les encantan las semillas germinadas y las ingieren ávidamente, en especial en la época de cría. Los resultados de cría mejoran si se les dan germinados, pues los pollos crecen más rápidamente y se desarrollan mejor, además salen más robustos del nido.

Añadir a los granos de alpiste, vegetales, como lechuga picada, espinacas y otras como pasta de fruta: se compone de varios alimentos con vitaminas (muy necesarias en la alimentación de un Agapornis). Puede tener naranja, pera, manzana, kiwi, uva, cereza, mora. Se mete en un bol y con una cuchara y golpes hasta ser una pasta. Hecha la pasta se añade alpiste.

 

Comportamiento:

Es un ave bastante agresiva si tiene nidos en la pajarera a su alcance. Por el contrario, cuando no está en época de reproducción no suele ser demasiado agresivo hacia otros pájaros si el aviario en el que se le mantiene es grande. Fuera del periodo de reproducción pueden estar junto a los periquitos, que aprenden rápido a defenderse de los Agapornis. Durante el periodo de reproducción no se les debe juntar, pues las peleas pueden ser serias.

  • Hay que tener mucho cuidado cuando se introducen nuevos Agapornis en una pajarera en la que ya haya una población de estas aves establecida. La bienvenida puede ser demasiado calurosa y... sangrienta, pues los inquilinos anteriores han tomado como suyo el aviario y no permitirán que nuevas aves invadan su territorio. El problema se multiplica cuando en la pajarera hay parejas criando o las aves tienen acceso a los nidos para criar, pues las hembras están entonces mucho más agresivas. Cuando hay que introducir aves nuevas en la pajarera, se hace siempre cuando no están las aves en periodo de reproducción. Primero se meten las nuevas aves en una jaula aparte fuera de la pajarera (en una pared del pasillo del refugio) para que inquilinos antiguos y nuevos se empiecen a familiarizar. Pasados así unos días, se mete la jaula en la sección de los Agapornis para que el contacto sea mayor entre las aves. Se los suelta en el aviario cuando hay un par de días para reaccionar en caso de que pase algo y se peleen, para poder separar a los animales conflictivos (en fines de semana, etc). Otro método consiste en meter a todas las aves juntas en un nuevo emplazamiento al mismo tiempo, pues así ninguna tomará como propio el nuevo alojamiento.
  • También pueden plantearse problemas cuando, en un aviario en el que se críen aves en colonia, haya algún individuo marginado (puede ocurrir y no es demasiado infrecuente). En este caso, el marginado suele ser algún ave que no esté emparejada, que sea algo más pequeña de lo normal o bien que tenga un comportamiento más retraído que el resto. El pobre animal puede llevarse bastantes "palos" por parte de sus congéneres y hay que retirarlo lo antes posible. Lo que hay que hacer es buscarle una pareja cuanto antes, y si esto no es posible o si no se empareja, no hay que volver a meterlo en el aviario, pues se repetirían los conflictos. Esto no ocurre con todas las aves desparejadas.
  • Por último, se puede tener problemas en lo que a peleas se refiere cuando las aves crían por primera vez y los pollos de esta primera nidada saltan del nido. Este hecho puede ocurrir en la primera nidada, aunque siempre que sale algún pollo del nido recibe algún picotazo (sobre todo en las patas (tienen fijación por las patas, es normalmente lo primero que atacan y pican cuando se enzarzan en alguna pelea), cuando se posa cerca de algún Agapornis adulto con el que no esté emparentado).

 

Distribución:

Contacto

Juani C.V. (Ibros) y Sergio C.M. (Baeza) Numero de Criador Nacional: 5E-24 Nº444 de A.E.C.A. "Asociación Española de Criadores de Agapornis"

cruzdesign@hotmail.es

Avd. Puche Pardo nº 23
23440 Baeza (Jaén)

619 557 244 - 680 868 707

Buscar en el sitio

© 2011 Todos los derechos reservados.

Haz tu web gratisWebnode